Seguidores

sábado, 19 de agosto de 2017

Paper piecing. Videotutorial

Estamos en plena período de construcción.

Nada, unas casitas modestas.....

Pero hechas con mucho cariño, doy fe.

Las que más me gustan son las que he recibido de mis amigas.

Si queréis aprender a hacer vuestra propia casa, con vuestras propias manos, no sé yo si deberíais ver el vídeo.

En vuestra decisión lo dejo.



El patrón aquí.


Y sigo coso que te coso...

miércoles, 16 de agosto de 2017

Cómo hacer un dudú. Videotutorial.

Quizá debería llamarse "cómo no hacer un dudú"

Hay que ver con las pruebas.....

Ya, lo sé, no se debería probar para hacer un tutorial, pero así es la vida....

O, mejor dicho, así soy yo.

Ah!! ¿qué no sabéis de qué os hablo?

Pues, lo siento, tendréis que ver el vídeo.



Si os gusta, ya sabéis, dedito arriba....

Y sigo coso que te coso...

sábado, 12 de agosto de 2017

Cojín de semillas perro cocker. Videotutorial

Aprovechando que tenemos una ola de "frío", se me ha ocurrido hacer un cojín de semillas para bebé. También cocido para comer pero de eso no os puedo ofrecer.

Por si vuestro bebé "no os viene con cojín de semillas", aquí tenéis mi propuesta.

Se hace enseguida, no os preocupéis.


Como siempre, espero que os guste y que si aún no lo habéis hecho, os invito a suscribiros.

Y sigo coso que te coso...

miércoles, 9 de agosto de 2017

Half square triangle. Videotutorial

Parece que lo que más nos gustan son las técnicas de patchwork, así que el tutorial de hoy va de ello.

En este caso el half square triangle.


Espero que os guste y lo pongáis en práctica.

Y sigo coso que te coso...

viernes, 4 de agosto de 2017

Cómo alargar un pantalón. Videotuturial.

Hoy quería contaros como solucionar el largo, mejor dicho el "corto" de un pantalón.

Es un vídeo simpático, no sé si os voy a aportar algo costuril, pero creo que una sonrisa si os voy a arrancar.

No me enrollo en el post, porque bastante lo hago en cámara.


Espero y deseo que os guste.

Y sigo coso que te coso...

miércoles, 2 de agosto de 2017

Ser dispersa. Video

Quizá tengáis un poco de pudor en sacar de paseo vuestras virtudes, no es mi caso.

Tampoco los defectos, en el hipotético caso, que tuviera o tuviese.

Si os ha picado la curiosidad, os invito a ver el vídeo.


¿Os dais cuenta que cualquier defecto podría ser una virtud?

Cuestión de proponérselo.

Y sigo coso que te coso...

lunes, 31 de julio de 2017

Dear Jane

Hay que reconocer que tiene su mérito coser con todo el calor que hace, y seguir fieles, después de dos años y medio a nuestra cita mensual del Dear Jane. 

Honestamente, hace tiempo que es Lola la que va tirando de mi y no sabe lo mucho que se lo agradezco.

El caso es que me pongo y me encanta, pero tengo que reconocer que me cuesta ponerme, ando liada en otros proyectos y siempre dejo el DJ para el final.

Así que con la lengua fuera, ahí vamos...

I1 Ralph & Nelda's Wedding

A ver, a ver... la foto está sacada con un toldo de color naranja y chocolate.
Cualquier parecido con la realidad, pura fantasía. Es de un color mostaza. No tiene ninguna complejidad el bloque pero lo tengo que repetir porque los nine patch los he hecho demasiado grandes. Ningún problema. Empezamos bien.



I2 Kave's Courtyard

Seguimos con los colores.... pero en este caso el bloque está bastante bien, me tenéis que creer porque yo soy muy realista con mi trabajo.



I3 Family Album

El album familiar, me ha salido bastante bien que no perfecto, porque he intentado hacer "fussy cut" (centrar dibujo en la tela para que resalte enmarcado) y en unos he tenido mejor fortuna que en otros.


I4 Stability

Está bastante, pero que bastante decente. En los melones centrales tuve algún problema, pero me piqué con una amiga que me hizo uno y ya me salieron mejor.
Si me pongo, me pongo.



Top Row 5th from left

Los triángulos me apasionan....
Pero éste me dió un poco/bastante guerra porque en el plano había dos secciones que tuve que poner en modo espejo.
Me tocó repetirlo.

Ahora vamos a ver los de Lola que, seguro, no ha tenido tanta incidencia y le han salido preciosos.

Hoy acaba el mes de julio y vamos a salir a recibir agosto con toda la ilusión que el calor nos deje generar.

Y sigo coso que te coso...

domingo, 30 de julio de 2017

Como tunear una falda con hexágonos. Videotutorial

Creo que en el título, ya lo he dicho todo.

Habrá que verlo, vamos digo yo.



Ha quedado un modelo de lo más "apañao"

Ya me diréis...

Y sigo coso que te coso...

lunes, 24 de julio de 2017

Adornos navideños. Videotutorial

Con la que está cayendo, y nos ponemos a hacer árboles de Navidad.

Quizá por eso, para "pillar" un poco de sombra.

¿la compartimos?

Aquí os la dejo...



Confío en que os refresque.

Y sigo coso que te coso...

sábado, 22 de julio de 2017

El vuelo de la oca. Videotutorial.

Algo ligerito que es lo que apetece ahora.

Para ligero, el vuelo de la oca, ¿no os parece?



Así que os dejo tranquilos para que lo disfrutéis.

Bueno, eso espero.

Ah!! por cierto mucha gente cree que el cámara/editor es mi hijo.

No, no es mi hijo, es mi marido, al que yo llamo Jc (por Juan Carlos).

Muchos le conocéis por sus relatos, ahora le tengo explotado en este nuevo proyecto, pero estoy segura que volverá.

Es lo malo de valer "pá tó"

Y sigo coso que te coso...

lunes, 17 de julio de 2017

Mantel de navidad. Videotutorial.

Dicen que hay que empezar los proyectos de Navidad en el mes de julio y, como soy una chica obediente, yo he hecho caso.

Algo sencillo, un mantel individual con un par de bolsillos: para cubiertos y para la servilleta.


Os dejo con el vídeo y espero que os guste.

Muchas gracias por vuestra compañía en este nuevo proyecto.

Y sigo coso que te coso...

sábado, 15 de julio de 2017

Técnicas de patchwork: el biscuit. Videotutorial.

Hoy vamos a ver cómo se hace una técnica muy llamativa de patchwork, la mayoría la conoceréis, pero por si hay alguien que aún no la ha visto, o no la ha hecho, aquí va....

Se llama biscuit.

Un poquito de paciencia para ver el primer minuto porque ha habido problemas técnicos. Nada grave, no os vayáis a creer. Nosotros estamos bien, gracias.


Espero que paséis un momento de entretenimiento porque, fundamentalmente, de eso se trata.

Sonreír es importante.

Y sigo coso que te coso...

miércoles, 12 de julio de 2017

Panera 20 minutos. Videotutorial

¿Otro videotutorial?

Pues si, porque le he cogido el gustillo.

Bueno, el cámara-editor ni os cuento. ¿Páqué?



El vídeo se publicó ayer en Youtube y tuvo muy buena acogida.

Los que aún no lo hayáis visto, no os lo podéis perder.

Claro que eso lo digo yo. Igual no tengo mucha credibilidad.

Por si acaso, yo lo vería.

Más que nada por opinar....

Desde el cariño, cualquier crítica es bienvenida.

Y sigo coso que te coso...

martes, 11 de julio de 2017

Funda para cuaderno


El mes pasado fue el cumpleaños de mi amiga Belén y le regalé un cuaderno con funda.

Aclaro: yo no hice el cuaderno, lo que hice fue la funda.

Por si acaso había dudas.....

También os quería contar que hice anverso y reverso.

El reverso aquí:


El anverso "el de la ovejita"

Tanto anverso como reverso tienen unos bordados muy curiosos.

Bueno, no tan curiosos, normalitos, es que no sabía como acabar la frase anterior.

Lo dejo porque hoy no estoy muy charlatanaescribidora.

Y sigo coso que te coso...

sábado, 8 de julio de 2017

Trucos de costura 3. Videotutorial

Hay que ver lo que dan de sí los trucos de costura, éste ya es el tercer vídeo y, supongo, que aún faltan.

En este tercer vídeo, el tercer truco me tiene enganchada. Pero no os lo voy a contar, vais a tener que verlo.



Muchas gracias por la buena acogida que está teniendo el canal, me siento muy acompañada y muy querida por vosotros.

Y sigo coso que te coso...

jueves, 6 de julio de 2017

Otro par de cestas....


El otro día, alguien me preguntó qué hacía con las más de tropecientas cestas que llevo hechas. Casi todas regalarlas, le contesté.

¿Como podría tener en casa todas esas cestas?

Al final, aunque no os lo creáis, no tengo ninguna de las clásicas, es decir de arpillera con loneta y caramelo. 

Esta semana lo reparo, claro que si. Faltaría!!!

Estas dos se las he regalado a mi hermano, una me la ha pedido para regalar a una compañera y como sé que le encantan le he hecho una gemelar para él. 

Esta mañana mi madre me ha pedido también otra para regalar a una amiga. También le haré dos, no le voy a dejar a ella sin una igual.

A final de año, igual llego a trescientas, fijaos que no me cansa hacerlas.

Ya sé que soy muy intensa, pero ese no es el peor de mis defectos.

Si hay alguien aún que esté dudando estrenarse con las cestas, aquí puede ver el primer tutorial que publiqué en el blog.

Y aquí en Youtube.


Y sigo coso que te coso...

martes, 4 de julio de 2017

Historias de una youtuber novata. Video

Después de cuatro años de bloguera, sin tirarme a ninguna piscina, creo yo que era demasiado tiempo, al menos para mi.


De momento, este año me trajeron una nueva profesión: Youtuber



No me voy a pedir ninguna nueva para el año que viene que los Magos capaces son....



Si queréis saber más de una Youtuber novata, os invito a ver el vídeo.




Esto es solo un aperitivo, si queréis saber más, tendréis que esperar al siguiente.

Y sigo coso que te coso...

domingo, 2 de julio de 2017

Como hacer un bloque crazy. Videotutorial.

Hay que ver lo que nos divertimos haciendo los vídeos, pero solo por los comentarios que nos dejáis ya merece la pena el pequeño esfuerzo que supone.

En este caso, una técnica muy sencilla: un bloque crazy con paper piecing. He pensado que quizá con un vídeo, alguna persona pueda empezar a hacer patchwork solo por el hecho de experimentar algo nuevo, en el fondo como empezamos todos, no descubro nada.


Espero y confío arrancaros una sonrisa, la mayoría de los que me vais a ver me podríais dar lecciones no sólo del bloque.

Por eso yo pongo la sonrisa, esa va por mi cuenta!!!!

Y sigo coso que te coso...

sábado, 1 de julio de 2017

Casita de Charo

Hace unos días quedé con Charo porque ya hacía tiempo que tenía una casita para mi quilt reversible.


Fijaos que monada:


Me la ha preparado ya lista para aplicar.

Pero.... Charo, ¿donde está la firma?

Ay, ay, ay!!!!


No te preocupes, la próxima vez que quedemos te llevo aguja e hijo y lo arreglamos.

Te lo dije, me parece preciosa, "la casa de los tres cerditos", la de ladrillos, claro.


Tengo ganas de incorporar las últimas pero es que en verano el quilt da mucho calor.

Y sigo coso que te coso...

viernes, 30 de junio de 2017

Dear Jane

Hay que ver con lo que me gusta hacer el DJ y, que todos los meses, me pilla el toro.

Total cinco bloques, que se hacen en un abrir y cerrar de ojos, pues nada, que empiezo el mes con muy buena intención, pero al final se me van "colando" otras cosas y los tengo que acabar con la lengua fuera.

Pero agradezco a Lola que me de un toque, siempre me propone dejarlo para más tarde pero no la quiero fallar y además quiero hacerlo. Seguro que me entendéis.

Bueno, pues aquí va la tanda de este mes. Sólo teníamos que hacer cuatro bloques más un triángulo y así ha sido.


Que remonos se ven todos juntos!!!

Ahora viene la hora de la verdad, vamos a criticarlos, empezamos con:

F01 Big Top

¿Sabéis una cosa? Pues que me voy a poner una nota estupenda, porque yo lo valgo, bueno, mejor porque el bloque está bastante bien.



F02 Kaleidoscopio

Bueno, tampoco ha salido mal, ese centro.... ese centro no lo arregla ni la plancha, ya os lo digo!!
No es necesario poner nota.


F03 Snowball

Este es muy soso, qué queréis que os diga, que no me gusta y punto. En foto está peor de lo que parecía... igual tendría que pasar por chapa y pintura.


F04 Old Windmill

Notaza!!! Ya, se ve, que es muy fácil, que si, pero lo fácil también tiene su aquél. Y me ha quedado "niquelado"


Top Row 4

La foto no le hace justicia, está precioso, creedme que lo digo yo.


Bueno, pues ya hemos llegado al final de esta hornada, la verdad es que yo estoy satisfecha, ¿que podía hacerlos mejor? puede, pero también me podían salir peor.

Ahora vamos a ver los de Lola que, seguro, nos encantan.

Y sigo coso que te coso...

jueves, 29 de junio de 2017

Antifaces

¿Habéis notado que apenas nos visitamos?
¿Que si nos visitamos no dejamos comentarios?
¿Que estamos un poco apáticos?
Pues he decidido que el pasar se va a acabar!!!

Ya sé que todos tenemos infinidad de obligaciones, compromisos, proyectos, y un sinfín de cosas más que no nos dejan hacer realmente lo que queremos.

Bueno, vale, si, entendido, pero no es que tengamos que abandonar las buenas costumbres.

Por mi parte, mi granito de arena, voy a intentar publicar "casi" todos los días.

Ahora os cuento: la otra noche fuimos a cenar con unos amigos, siempre me gusta llevar algo y, en esta ocasión, opté por un par de antifaces.

Están hechos con telas japonesas, me encanta como quedan.

Ya que estaba puesta y, como no hay dos sin tres, me animé e hice otro, como era el día de San Juan, lo hice de letras y se lo regalé a mi escritor favorito.


Quedé como una reina, ya os lo digo yo.  


Que sepáis que mi Jc no me dijo nada, o si me dijo algo, me dijo poco, porque ni me acuerdo.

Pues eso, chicos, aquí los tres juntos:





Vale, ya sé que estáis deseando ver los otros individualmente, pues aquí va uno:

Y aquí el otro:




Esta vez, el Sr. Fotógrafo, sin petición previa, ha salido de él mismamente, hacer foto del reverso:

Como son los tres iguales, tampoco se trata de machacaros con exceso de información.

Bueno, que después del comienzo "regañón" no quiero que penséis que estoy enfadada -ni muchísimo menos- sólo quiero que disfrutemos como lo hacíamos antes con los blogs.

Y sigo coso que te coso...

martes, 27 de junio de 2017

Alfombrilla de patchwork para el ratón. Videotutorial 31

A nosotros que nos gusta tanto el patchwork y tan poco, al menos a mí, los materiales plásticos, ¿cómo vamos a tener un trozo de caucho para mover el ratón?

Pues no, en un momento nos hacemos una alfombrilla y ya está.

Podría estar a juego con la lámpara de mesa, con las cortinas, o con el vestido que nos hemos puesto esta mañana.

No, mejor, mucho mejor, hacemos varias y las vamos cambiando según nuestro estado de ánimo.




Espero que os guste!!!

Y sigo coso que te coso...

lunes, 26 de junio de 2017

CAP. 59 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Andanzas y tropezones de Dikembe Biyombo

De cómo voy a acabar


i había aprendido el peor español en la obra, con José me doctoré. Él era de un pueblo de las Hurdes, Ladrillar, según nos contó. Allí, en el mercado, prácticamente no había madrileños. Todos eran foráneos. Eso sí, Adama y yo éramos los que habíamos nacido más lejos de Madrid y más distintos de los madrileños. Y se nos notaba, vaya si se nos notaba, pero no solo por el color de piel. Al día siguiente, estábamos allí, en el mercado, antes de que saliera el sol, aunque tampoco fuimos los primeros. Allí, en el gran patio o dentro de las naves siempre había gente. Unos esperaban, otros no paraban. Pero jamás estuvimos solos. Hacía frío y nos calentábamos dando saltitos mientras esperábamos a José. No le conocimos hasta que nos habló. Iba envuelto en varias prendas. Entre la bufanda y el gorro de lana, solo se le veían los ojillos. La tripa se disimulaba por la holgura y el volumen de la pelliza que vestía. «Güenos días nos dé dios», saludó, «Por lo menos seis puntuales». Nos invitó a pasar a la garita porque tenía un brasero. No sabíamos que era aquel artilugio, pero aprendimos enseguida cómo se encendía y para qué servía. Luego fuimos nosotros los encargados de mantenerlo, a cambio nosotros, de vez en cuando, nos colábamos en el cuchitril y nos calentábamos. Ese segundo día no solo descargamos el camión de cebollas. El siguiente fue de tomates. Venían en cajas de madera muy fina. Con ellas me destroce la palma de una mano. José nos dejó un par de guantes de trabajo que compartimos. «Más vale que tagencies un par, sino vas acabar como tu amigo. Qué leches, pero al jodío manco le van a salir más baratos», y se rio de su ocurrencia. No nos fue difícil conseguir tres guantes. Primero fue Adama quien distrajo uno de encima de entre dos torres de cajas de naranjas. No tuvo toda la suerte de cara porque era de la mano derecha. Le dio igual, se lo calzó y, si bien no se le ajustaba, hacía su labor. A mí me costó un poco más además de una bronca. Riña que no acabó en pelea porque al final pude explicarme y mentir. Pedí perdón, argüí que eran igual que los  míos y puse cara de bobo. Es más productivo pasar por tonto que por ladrón o listo. En el segundo intento, me aproveché de un accidente de carretillas en el que mandarinas y manzanas rodaron por los suelos. Con el corro formado por si había pelea, como en mi caso, pude elegir entre varios pares. Aparte de mi juego, tomé prestado uno de la mano izquierda para Adama. Ya solo me faltaba aquella caperuza para protegerme el pelo y el cuello y parecer todo un arrumbador profesional. Ese día también comimos algo a medio día porque salimos temprano. Estábamos reventados y nos tiramos a la bartola a descansar. Solo nos levantamos a calentar la cena y a comérnosla. Como habrás observado, una de las muletillas que he usado continuamente, bien porque no soy ágil con la pluma, bien porque no hay otra manera de transmitirlo, ha sido “por primera vez”. Y es que, cualquiera que escriba sobre su infancia y mocedad no puede negar que durante esas etapas son muchos los descubrimientos que se producen, sean estos verdaderos o falsos. Siendo esto último lo de menos. Cuando todo es nuevo todo nos parece viejo. Y por primera vez tuvimos una herramienta profesional: los guantes. Aunque fuera sugerida y robada. Mucha empatía dirás y dejamos a otros sin sus guantes. Pero reconocerás que todavía nos ajustábamos a la ley llamada de la selva: La Ley del más fuerte. O del mal listo si quieres entenderlo a la española. Después de todos estos años puedo asegurar que la ciudad y la selva, en cuanto a leyes, poco se diferencian y que nada tienen que ver con el Código Civil o Penal. Esas normas dictadas por legisladores y las otras, nacidas de su ausencia, conviven en paralelo, sin entrar en colisión por tanto. La eticidad y el cumplimiento de las leyes no tienen nada que ver, aunque las dos sean humanas. Aquí, entre paredes y hormigón y en el lenguaje coloquial, los apelativos suelen ser más suaves (trepa, pelota, correveidile, etc.) y se hable de pisotones o zancadillas. Allí el predador mata a dentelladas, asfixiando a su presa o destrozándola, son asesinos diarios, incluso de recién nacidos, pero matan para comer o defender su despensa. Lo salvaje no cabe en un texto legal, ni lo ético tampoco. Y no voy a contarte otra vez el paso de Adama por el hospital de Tamanrasset, pero sí recordártelo. La Ley contempla el hecho y sus circunstancias, la Ética la intencionalidad y la finalidad del acto. Si robas a los que más tienen para repartirlo entre quienes no poseen nada eres tan ladrón como quien mete la mano en el erario público para hacerse un chalé. Yo no me puedo ajustar a vuestras leyes, si bien las respeto, pero ante todo no juzgo porque los hechos que hoy me parecen aberrantes, mañana me pueden parecer normales. ¿Recuerdas que, también en aquella ciudad, nos salió al paso una pandilla que a punto estuvo de darnos una paliza? Bien, al ir un día Adama a por agua a la fuente de la placita Chamberí, se cruzó con una cuadrilla de indeseables que se metieron con él. En contra de su costumbre respondió y se armó la marimorena. La peor parte se la llevó él por ser ellos más y por no tener Adama con quien repartir las patadas y los puñetazos, salvo con el bidón, cuyas paredes quedaron pegadas. Y eso fue lo más doloroso para él: la pérdida del recipiente. Y tampoco es que en el hospital que le llevé, a la casa de socorro no podíamos volver, la historia fuera distinta que en el africano, burocráticamente hablando y pese a tener más recursos este que aquel. Tampoco me fueron a mí mejor los días que anduve solo en Legazpi. Nadie quería hacer pareja conmigo. Y nadie la hizo. José opinaba que no era cuestión del color de mi piel, sino de envidia y resentimiento porque Adama y yo habíamos demostrado el poco tiempo que se puede tardar en descargar un camión. Eso jamás nos lo iban a perdonar. Y ahora te vuelvo a expresar mi opinión sobre la estupidez del ser humano, aunque en este caso también intervenga la variable de los celos. A los estibadores nos pagaban por kilo descargado. Por lo tanto, aunque tardáramos mucho tiempo tiempo en aligerar la mercancía del camión, cobrábamos lo mismo. Y por ello los asentadores siempre estaban encima de nosotros, igual que los camioneros, estos para irse antes. No creo que a José le faltara razón, pero yo intuí que algo de racismo también había. En fin, que cada uno piense como quiera. Durante los días que anduve de non en el mercado, me dio tiempo a observar que no todos los vehículos que llegaban eran motorizados. Muchos otros eran de tracción animal. Y estos últimos, son los que yo podía descargar solo, una vez vacíos volvían y se perdían en los barrios periféricos de Madrid. Volví a acordarme, ¡cómo no!, de Toujoursoui y Hamal, pero ya no lo hacía con los ojos húmedos. José, por verme mano sobre mano, me apañó otra tarea. Eso sí, me advirtió que iba a ganar menos que descargando. «Venga, coño. Que tan parío pa trabajar. No hace na eráis tos esclavos». Se trataba de mover sacos y cajas en su puesto y, en los momentos que él tenía que ausentarse, echar un ojo a todo. Acepté por varios motivos. El principal: Las pesetas. Algo era algo y menos era nada. Segundo: El agradecimiento. Al ser poco el jornal, le agradecía a José su trato para con nosotros. Le dejaba todo el tiempo del mundo libre para estar en la taberna, barucho que alguien había montado en un rincón de la nave. Las veces que tuve que ir a buscarle fueron más que los sacos que moví, te lo aseguro. Él vendía a los minoristas que por allí se acercaban para ver el género y discutir el precio. En principio una vez hecha la venta en el puesto, llevarse la mercancía era asunto del comprador. Y José, que sabía más que los ratones colorados, empezó a ofrecer el servicio de carga gratis. Y por ello aumentaba unos céntimos el precio del kilo de tomates. Eso le daba para pagarme a mi mis servicios y aun le sobraba para gastárselo en la taberna. Lo cierto es que yo no tardaba nada en cargar los carros y motocarros de los fruteros. Mientras se enrollaban o se iban a celebrar el negocio a la tasca, me daba tiempo de sobra. Todos me daban las gracias, pero nada más. Y algunos hasta reconocían a gritos mi labor: «¡Anda, José. Menudo negrazo tas agencío. Qué jodío, así cualquiera». Al final de la jornada, mi jefe me pagaba más en especies que en dinero. Me lo explicaba ya con la lengua gorda después de tanto viaje a la taberna, pero yo ya me había acostumbrado a su manera de hablar y le entendía perfectamente. «Anda, Mikembe de los cohones, agada lo que quiedas, pedo questé tocao. No tagencies na que pueda vended mañana. Y coge algo de fruda pa tu amigo el manco». A mí me llamaba Mikembe y a Adama el manco. Siempre que me pagaba así salía yo ganando. Él no podía sacar la mercancía con alguna tara o maca y a nosotros nos la refanfinflaba, como diría él. Las frutas avanecidas y con defecto solían acabar en la cocina del hospital donde estaba ingresado mi amigo el manco. Una clínica de la beneficencia. Las verduras y hortalizas eran las que me llevaba yo. Esas acababan en la lata del palacete donde las cocía cuando llegaba por la noche. Los días que anduvo Adama hospitalizado, me largaba antes del puesto y me pasaba a verle y a estar un rato con él. Pocas veces hablábamos pero no hacía falta. El me veía y yo notaba como sus hinchazones iban mejor y como empezaba a levantarse. Menos mal que no le rompieron más huesos que un par de costillas. Durante aquella convalecencia fue cuando le diagnosticaron la malaria pues sufrió unos episodios febriles de los suyos. Y fue un médico quien se hizo cargo personal y privadamente de su cura. Todo sea dicho, el doctor Muñoz investigaba esa enfermedad y consiguió que los ataques de mi amigo disminuyeran y fueran más suaves. Volvió a la quinina, por supuesto. Pero no nos costaba nada porque se la facilitaba el médico. Al recuperarse de la paliza, volvimos a ser pareja laboral. Y tanto asentadores como camioneros nos buscaban. Sobre todos estos últimos, que tenían ganas de acabar cuanto antes. Hasta que la siguiente somanta nos la llevamos juntos y esta vez nadie nos llevó al hospital. Nos la dieron a última hora de la mañana y en contra de la opinión de José que no pudo pararla. La envidia no apreció por ningún lado, pero nuestro color de pie fue citado antes de cada golpe: «¡Toma, negro de mierda!». Aunque también citaban a los primates: «Monos, iros a los árboles». Incluso la geografía: «Largaos a África, a comer plátanos». Aquella gente era culta, dominaba todas las ciencias y sobre todo la de golpear. José no se atrevió ni a acercarse. Desde luego no se lo echamos en cara. Aquello que surgió por un tropezón hombro con hombro, acabó como una diversión de fin de jornada a la que se sumaron casi todos los descargadores. Ninguno quedaría al margen, por lo que fue imposible defendernos. En mi vida he recibido más golpes durante tanto tiempo. Pero, seguramente, a no ser por esa zurra, tú y yo no nos hubiéramos conocido. ¿Lo recuerdas? Vaya pregunta más estúpida. ¡Cómo no vas a recordarlo! Déjame mencionar la cara que pusiste al descubrir a un negro en vez de una bomba sin explotar dentro de aquel palacete. Es una imagen que, junto con otras, jamás olvidaré. De tanto recordarla, la tengo fijada en la retina. He hablado de un ángel porque eso me pareciste, allí, en la puerta, rubio e iluminado por una halo de luz que se colaba por la ventana. Eso sí, un ángel con hambre que dejó de masticar el bocadillo que comía. Merienda que luego compartiste conmigo y con Adama: «¿Queréis un mordisco?». Y no solo ese día. Hagas lo que hagas, jamás te crecerán cuernos y rabo en mi memoria.

Hasta aquí llega mi historia desconocida para ti. Como ves ha tenido que ocurrir algo importante para hacer mi primer punto y aparte. Nada más y nada menos que el final del relato. Y ahora déjame que me despida de ti. Pero no como tú crees y como he solido hacer con un soso saludo. Verás, de la misma manera que creció en mí, durante el viaje, el deseo y la esperanza de encontrar un mejor lugar donde vivir, ha nacido, no sé cuando, la necesidad de volver a mis orígenes. Fui consciente de lo primero al poco de llegar aquí. Te he transmitido en mis cartas cómo un sentimiento, que no enfocaba, se formaba en mi corazón y en mi cabeza su correspondiente pensamiento velado. Ahora sé que es la llamada de mi abuela Mayifa. Me grita que mi sitio no está aquí, que esto era solo una etapa. Que donde debo cumplir es allí donde nací. En África. ¿Te sorprende? Yo creo que no. Que en el fondo los dos lo sabíamos. Ya no pesa sobre mi conciencia haberla fallado. Ahora me veo como un guerrero. Quizá entendí mal su deseo. Guerrero no solo es aquel que guerrea, sino aquel que lucha y da guerra. Y yo no he dado otra cosa en mi vida que guerra y no he hecho otra cosa que pelear. Creí haber perdido todas las peleas. He peleado por mí y por otros. Pero no confundamos luchador con héroe, como se suele hacer en estos tiempos. Y voy a seguir en la pelea, pero corresponde hacerlo allí donde están enterrados mis antepasados. Y queráis o no los vuestros también. Es lo consecuente, el deseo de mi corazón y aquello que me dicta la razón. Creo haber devuelto, aunque será en parte, todo lo grato que esta sociedad me ha dado. Lo mejor de mí se lo han llevado todos mis alumnos, tanto aquellos que quedaron contentos como los otros que me odiaron y los pocos que no admitieron que les enseñara un negro su propio idioma. Y también creo estar en deuda con toda esa gente que día a día soporta el peso de un continente que en algún momento deberá explotar y ser referencia del resto. No sé donde iré, ni qué haré. Pero igual me ocurrió al iniciar mis andanzas y mira donde he llegado. Los tropezones no han hecho más que anduviera más deprisa porque nunca me he caído. Los traspiés tienen ese efecto, si no te caes recorres más terreno. Adama todavía no sabe nada de mi penúltimo viaje. Tú eres el primero. Pero no creo que me siga. Será otra separación dolorosa pero necesaria. Un suelo nos juntó y otro nos separa. Sí sé que me entenderá, como tú. Ya no me importa cuando vuelvas porque ya no estaré. Dejo todo lo que tengo a Adama. Esa es mi misión de hoy ante un notario. A ti te nombro albacea. Dejo a mi amigo los datos del fedatario público para que te pongas en contacto con él si quieres. Siento los problemas que te pueda causar. Te ha tocado. La condición es que si Adama no admite mi “herencia” pase a tus hijos, hecho que también tendrá que aceptar a su muerte si aprueba mi parecer. De ahí que estés tú por medio, como siempre. Me voy con la tranquilidad del deber cumplido y del agradecimiento debido. Y me mueve lo contrario. Parto con la ilusión del niño que nunca he dejado de ser. Y esa es la diferencia con Adama, él nunca lo pudo ser. Y no creas que añoro mucho de África. Sé que no me voy a encontrar con mi abuela Mayifa o con Hamal o con Monami o con Toujoursoui. O sí, quién sabe. A lo mejor es lo que busco. Me voy, como dijo Machado, ligero de equipaje, aunque no sea un hijo de la mar. “Cuando uno pierde los miedos y llega a la felicidad por la tranquilidad, es capaz de afrontar cualquier situación”. Esta frase no es mía, se la debemos a Pedro Cerolo, aunque no sé si la recuerdo literalmente. Me he preguntado qué pinta un filólogo de español en la República Centro Africana. No encontraba respuesta hasta que he caído en que la pregunta es errónea. No vuelve un filólogo, vuelve un hombre ilusionado. Y como no busco nada todo aquello que encuentre será un tesoro. Será una serendipia obligada si ocurre. Por otro lado soy consciente de que este Dikembe va a encontrar todo lo bueno que toda aquella gente me dio, incluso me daré de bruces con aquellos u otros que me hicieron daño y esclavo. Pero toda ella, quiera o no, es mi gente. Es mi grupo de identidad. La sociedad de consumo no me satisface, ni creo que tenga vuelta atrás, como ocurre con esta mal entendida globalización. Ambas me son ajenas. Sí es cierto que he tardado mucho en darme cuenta de ello, pero es que Adama no me ha hecho pensar en ello. Ahora, tampoco hay que despreciar el poder de toda la maquinaria dedicada a mantenerte dentro del sistema. No encajo en él. Un sueño no puede ser jubilarse después de toda una vida trabajada. Tiene que haber algo más. Y más vale encontrarlo tarde que nunca. ¿O no? Eh bien, c'est ça, mon ami, que salgo de España con menos pero con más. Aunque sea un oxímoron, tú ya me entiendes. Sea. Adiós José María. Y recuerda que Adama y yo podemos contar esta historia porque no sabíamos que era imposible.


No he querido interrumpir la última carta de Dikembe para que no perdiera su esencia. Ahora, una vez acabadas de publicar todas, me reafirmo en mi actuación. De la misma manera que a mí al leer la historia me ha cambiado la manera de entender mi entorno, he de suponer que ocurra a más personas. Es cierto que me quedo con las ganas de saber cómo les fue a nuestros dos amigos después de separarse, pero, en el fondo, eso es lo de menos. Simplemente imagino que bien y me quedo tan a gusto porque ese es mi deseo. Por el motivo que sea, necesitamos un final. Pues que cada uno ponga el suyo, ¿no? Lo importante de esta historia es que, como ya he dicho, ocurrió. No como nos la cuentan, pero ocurrió. Por mucha imaginación que le eches, la realidad siempre te supera y te sorprende. Aquel que la protagonizó entró en España en una maleta. Y cómo no serán sus andanzas que el Gobierno reconoció su esfuerzo y le “premió” con la nacionalidad española, si bien tuvo que pelear lo suyo. Quizás todavía ande en trámites. Y no puedo por menos que pensar lo poco que me ha costado a mí ser español y lo mucho que lucho por ser persona y verme con dignidad.

He de aclarar que mi amigo José María jamás me habló de Dikembe durante el tiempo en el que convivimos. Y no es que no se lo perdone, pero me duele. Cierto, nunca dejas de asombrarte: ¡Mi amigo Mendes llevaba una vida paralela a la que compartía conmigo! Ahora recuerdo ciertos detalles que en aquella época no tenían importancia: «¿Quedamos a las cinco en la placita?». «No, más tarde, mi padre no me deja salir a esa hora». ¡Mentiroso! ¿Cómo no me di cuenta de que cuando llegaba a la placita lo hacía desde el paseo del Cisne y no desde la calle Luchana? Pero bueno, las cosas son como fueron. No le demos más vueltas. Por cierto, la descripción que hace Dikembe de un ángel rubio se ajusta al recuerdo que yo mismo tengo de aquel amigo.

jueves, 22 de junio de 2017

Sorteo 1.000 suscriptores en Youtube y van 5.000

La verdad es que cuando no conocemos la redes sociales, éstas nos sorprenden y mucho.

Hace  un mes celebraba los 1.000 suscriptores en Youtube y sorteaba una cesta, hoy voy por 5.000



Pensé que el crecimiento de suscriptores en Youtube, llevaba el ritmo de seguidores en el blog pero nada que ver.

Voy a publicar la lista definitiva de participantes, con los números asignados. Ya no hay posibilidad de apuntarse. El ganador será el que sus dos cifras coincidan con el premio de la ONCE del próximo viernes 23  

He decidido que reparto del 00 al 99 y así le toca a alguien seguro. Para los que madrugaron más cuentan con dos papeletas.

00 y 73 Belén Cerezo
01 y 74 Blanca Reyes
02 y 75 Ani Segovia Arce
03 y 76 JabyXtreme
04 y 77 María Oyarce
05 y 78 Isabel bm
06 y 79 MsSpurspurs
07 y 80 Elrefined
08 y 81 Isabel Suarez
09 y 82 Sonia A
10 y 83 Mariló Monteverde Villar
11 y 84 Silvita Polanco
12 y 85 Digna López
13 y 86 Anayancy Colorado
14 y 87 Marta Martínez de Velasco
15 y 88 Malú
16 y 89 Rosario Solves Rodríguez
17 y 90 Prado Ocaña
18 y 91 Mª José Lax
19 y 92 Ruth
20 y 93 Kattia Fernández Fallas
21 y 94 Tina Castro
22 y 95 Yolanda Rivas
23 y 96 Almudena Robles
24 y 97 Rosa RJ
25 y 98 Mariona Puigmona
26 y 99 Angela Izquierdo Sanz
27 Remel María González
28 Cal Stone
29 Luisa Molina
30 Ligia Valladares
31 Magnolia González
32 Yuli Brujita
33 Cristina González Muñiz
34 Beatriz Muñoz González
35 Okiluz
36 Ramón López
37 Marisol Vallespin Sánchez
38 Lupe Na Mur
39 Almudena Sánchez - R Aceituno
40 Amparo Lazaga
41 Nita García
42 Lucía Ramos Ortiz
43 Montserrat Valladares
44 Amanda
45 Herminia Regolf
46 Elena Piña
47 Pipibelm Beles
48 Inés González
49 Soledad Vidal
50 Melissa López
51 Yolanda Barreiro
52 Reina Morales
53 Cecilia Molinos
54 Adan Martínez
55 Puri Parra
56 Carmen Soria
57 Teresa García
58 Nito2mito
59 Natalia Velázquez
60 Graciela Madrazo
61 Cecibel Pincay
62 Gema Bautista
63 Silvita Polanco
64 Montse Mi
65 Juana Vargas Cano
66 Angeles Ramirez Camacho
67 Noemí Ortiz Gimeno
68 Amparo Castro
69 María López
70 Cristina Sánchez
71 Soledad Monterrubio
72 Norvy Tejada

Muchísimas gracias por participar, los que habéis participado, y a todos por seguir el canal.

Y sigo coso que te coso...